Cómo proteger el suelo durante una obra

Cómo proteger el suelo durante una obra

Recuperación de suelos antiguos

Nuestro oficio tiene momentos muy gratificantes. Con esfuerzo y trabajo hemos recuperado suelos en sitios muy emblemáticos. En este blog, queremos mostraros algunos de esos trabajos, así como enseñaros a realizar tareas de limpieza y mantenimiento de suelos.


Cómo proteger el suelo durante una obra

Cuando realizamos una obra sobre un suelo antiguo nos pueden surgir algunas dudas. En este artículo, pretendemos aclarártelas


La naturalidad y belleza de algunos pavimentos como pueden ser, los suelos hidráulicos, suelos de barro, pavimentos de hormigón o cualquier tipo de piedras naturales son unos de los motivos por los que decidimos colocarlos o mantenerlos en nuestra vivienda cuando realizamos una reforma.

Estos pavimentos son porosos, por lo que debemos prestar especial atención en su protección durante el transcurso de la obra. 

Cualquier producto con un Ph ácido, pinturas, barnices, perlita o incluso la comida de los operarios pueden deteriorarlos.

Lo primera solución que se nos pasa por la cabeza a todos cuando queremos proteger nuestro suelo es taparlo con algo. Esto puede ser lo más eficaz, pero necesitamos saber algunas cosas antes de hacerlo. 

Cuando nuestro suelo es de nueva fabricación, lo primero que hay que hacer es aplicarle Hidrorep o PRW200. Elegiremos uno u otro dependiendo de la clase de pavimento que sea. Estos son protectores hidrófugos para antes del rejuntado que penetran en el suelo y no crean película superficial. Siempre debemos seguir las indicaciones que nos da la marca Fila para su correcta aplicación.

Gracias a estos productos conseguiremos una protección extra y nos resultará más fácil realizar la limpieza final de obra, dejando los suelos preparados para la aplicación del tratamiento antimanchas definitivo.

Con el transcurso de los años, hemos constatado que los resultados finales de los tratamientos antimanchas de pavimentos nuevos, son muchísimo mejores si éstos han tenido una correcta aplicación del Hidrorep o PRW200 antes del rejuntado.

Cuando el suelo es antiguo, aunque sea de nueva colocación, no es necesaria la aplicación del hidrófugo para antes del rejuntado, ya que el suelo puede tener otro tipo de tratamiento. En estos casos, corremos el riesgo de que el producto se nos quede en la superficie, con lo que incurriremos en un gasto innecesario.

Una vez realizado el hidrofugado en los pavimentos y solo cuando sea absolutamente necesario, realizaremos la protección del suelo. Queremos darte una serie de consejos basados en nuestra experiencia como aplicadores oficiales de la marca Fila.

Lo primero que tenemos que saber es que nunca debemos pegar la protección al suelo con cintas de carrocero o cualquier otro tipo de adhesivo. Las cintas deben pegarse entre los protectores o a las paredes, pero nunca al pavimento. No todas las cintas del mercado dejan marcas, pero mejor no arriesgarse.

La elección del material con el que vamos a proteger el suelo es muy importante. Nunca debemos hacerlo con materiales que lleven algún tipo de pigmento que al mojarse puedan desprenderse y manchar el pavimento (cartones, alfombras de colores, etc.) Muchas veces, hemos encontrado manchas permanentes provocadas por cartones que se han mojado.

Esto nos conduce al siguiente consejo, si hemos tapado el pavimento para protegerlo durante la obra, debemos estar muy pendientes de levantar la protección del suelo si se nos derrama cualquier líquido, secarlo muy bien y cambiar la protección por otra nueva.

Los materiales que se usen para la protección de los suelos de nueva colocación, deben ser lo más transpirables posibles. El agua que contiene el cemento con el cual pegamos el pavimento tiene que evaporarse y si los cubrimos con un plástico, el agua se quedará encapsulada entre la superficie de las baldosas y el propio plástico. De esta manera se pueden provocar manchas permanentes en los suelos.

Este problema es mucho más acentuado si se trata de un suelo de barro. Estos pavimentos contienen sales minerales que afloran a la superficie cuando se mojan. Si permanecen mucho tiempo sobre las baldosas, pueden provocar marcas permanentes. Los suelos de barro no deben taparse mientras estén mojados, de esta manera permitiremos que estas eflorescencias salinas se sequen y puedan retirarse con facilidad.

Como conclusión, si nuestro pavimento es antiguo y lo tenemos colocado desde hace tiempo, podemos usar unas mantas de pintura para la protección del suelo. Estas tienen un plástico por la parte inferior que nos protegerá el pavimento ante cualquier líquido que se derrame. 

Si nuestro suelo es viejo, pero de nueva colocación, debemos protegerlo con algún material transpirable. 

Si hemos colocado un suelo de nueva fabricación, debemos aplicar un hidrofugo para antes del rejuntado. Decidiremos entre el Hidrorep o PRW200 dependiendo de la clase de suelo que tengamos. Siempre seguiremos todos los consejos de la marca Fila para su correcta aplicación. Luego procederemos a protegerlo con algún material transpirable.

Nunca taparemos un suelo de barro recién colocado. 

En cualquiera de los casos, siempre hay que estar muy pendientes de los consejos que os hemos dado anteriormente.

Si les surge alguna duda sobre la protección de los suelos, siempre pueden ponerse en contacto con nosotros. En Trata.Dos estaremos encantados de ayudarles en todo lo que nos sea posible.


  • Teléfono: +34 660587981
  • Email: info@tratados.es

Redes sociales

Copyright © 2016 trata.dos. Todos los derechos reservados.
Diseño web SYMONLINE