Que suelo de barro comprar

Que suelo de barro comprar

Recuperación de suelos antiguos

Nuestro oficio tiene momentos muy gratificantes, con esfuerzo y trabajo hemos recuperado suelos en sitios muy emblemáticos. En este blog queremos mostraros algunos de esos trabajos y reconocimientos que hemos recibido.



Que suelo de barro comprar


Después de ver en el video como fabrica las baldosas de barro el fabricante Blas Alemán, queremos mostraros el camino para que no os confundáis a la hora de elegir las baldosas de barro para vuestra casa. Para elegir bien un suelo de barro, es interesante empezar por conocer su historia, su composición y sus cualidades. 

El barro es una mezcla semilíquida de agua y tierra compuesta por sedimentos, partículas de polvo y arcilla. Los depósitos de barro se endurecen con el paso del tiempo hasta convertirse en lutita.

El barro es uno de los primeros materiales usados por el hombre para construir refugios. Se ha usado de diferentes formas, apilado a mano, en forma de ladrillos o compactado con otros materiales como la madera formando lo que en España llamamos “tapias”.

Siempre fue una forma muy barata de crear paredes y muros, por lo que ha sido ampliamente utilizado por las civilizaciones antiguas, así como por las culturas ubicadas en entornos desérticos, donde escasea la piedra y la madera. 

Los primeros materiales manufacturados por el hombre probablemente hayan sido los ladrillos de barro (adobe), que se remontan hasta el 13 000 a. C, mientras que los primeros ladrillos de arcilla cocida que se conocen datan del 4000 a. C.

La arcilla es un suelo o roca sedimentaria constituidos por agregados de silicatos hidratados, procedentes de la descomposición de rocas que contienen feldespato, como el granito. Presenta diversas coloraciones según las impurezas que contiene, desde el rojo anaranjado hasta el blanco cuando es pura. 

La arcilla está considerada un mineral. Cuando se calienta a elevadas temperaturas, ésta se endurece y nos permite obtener las baldosas de barro tal y como las conocemos.

Fabricación del suelo de barro manual

Para fabricar las baldosas de barro, lo primero que se hace es la molienda del mineral, cribado, amasado y separación de partículas arcillosas. Este paso es necesario para obtener una arcilla de calidad. 

Se mezcla la arcilla con agua y se amasa hasta obtener la consistencia deseada, luego se procede a la formación de la losa en unos moldes diseñados para tal efecto. Este proceso se hace de forma manual.

Es necesario dejar secar las baldosas de barro hasta que pierdan la totalidad del agua que contienen. Este proceso se realiza al aire libre, dependiendo de las condiciones climatológicas, este secado puede realizarse en 15 días aproximadamente en verano o 1 mes en el caso del invierno debido a la humedad ambiental. Durante este proceso de secado al aire libre, se repasan todos los lados de la baldosa de terracota con un cuchillo, consiguiendo que estos queden uniformes.

Es en este momento cuando adquieren la dureza necesaria para poder ser manipuladas, y pasar a un horno donde la terracota terminará su proceso de fabricación.

Para cocer un buen suelo de barro lo primero que se hace es calentar el horno desde temperatura ambiente hasta 1000º C. Este proceso tiene una duración de 2 días.

Cuando se han alcanzado los 1000º C., se mantiene la temperatura durante 10 días. Las pequeñas variaciones en las temperaturas, el lugar del horno donde esté situada la baldosa de barro o los combustibles usados para hornear provocan modificaciones, tanto en su estructura física como química. Este proceso transforma la arcilla en un material con unas altas propiedades de resistencia, compresión, durabilidad etc. Además, de esta forma se obtienen los distintos tonos flameados, rosados, rojos, anaranjados, amarillo pálido o color paja que caracterizan a los barros manuales. 

Una vez hemos terminado la cocción se baja progresivamente la temperatura del horno, pasando de 1025º C a una temperatura ambiente. Este proceso tiene una duración de 5 días.

Tenemos que tener en cuenta que existen muchos tipos de barro en el mercado y que cada fabricante cuece las baldosas de barro a una temperatura diferente. Cuanto más baja es la temperatura de cocción, mayor es la porosidad de la pieza ya que no se quema toda la materia de carbono. La temperatura de cocción de la arcilla está entre 650° C y 1050° C. Los refractarios pueden ser quemados hasta 1300° C. Cuanto mayor sea la temperatura de cocción, menor porosidad y más fuerte se hace, pero sigue siendo un material absorbente para los líquidos, por lo que siempre habrá que realizar un tratamiento para impermeabilizar las baldosas de barro.

¿Qué tener en cuenta para elegir un suelo de barro?

Una vez que tenemos claro que la temperatura de cocción es un elemento muy importante a la hora de elegir un suelo de barro de calidad, pasaremos a definir que textura y color elegir.

Podemos elegir diferentes texturas que van desde la del barro mecanizado hasta la del barro manual. Cuanto más lisa sea la pieza más resbalará, por lo que no estará indicada para exteriores. Por otro lado, el barro manual puede ser usado tanto para exterior como para interior.

En cualquiera de los casos, los suelos de barro hay que protegerlos para que no penetre en él ningún tipo de líquidos, de esta manera nos garantizamos que no se mancharan y que perdurarán en el tiempo. En los suelos colocados en el exterior, basta con una impermeabilización antimanchas.  Los colocados en el interior, donde la limpieza del suelo de barro se hace con una fregona, es necesario acabar estos tratamientos con unas ceras para facilitar la limpieza ordinaria.

La decisión del color es muy importante, no puedes comprar un suelo de barro color paja y luego pretender que quede rojo o marrón. Cualquier tratamiento que altere el color de la baldosa de barro de forma sustancial también lo hará con su textura y su destonificación, perdiendo así su belleza natural. 

¿Para qué comprar un suelo de barro si luego le vamos a cambiar su color y textura? Lo bonito de este tipo de suelos es su naturalidad y con esos tratamientos la pierden por completo. Por este motivo desde trata.DOS aconsejamos que se elija bien el color del barro antes de su colocación, existen barros de muchos colores, rojizos y colores pajas por la zona de Andalucía, anaranjados pajas y rosáceos en la zona de levante, también hemos trabajado preciosos barros italianos con colores que iban desde castaños a marrones.

Cuando elegimos un suelo de barro es porque nos gusta y no debería cambiar radicalmente después de un tratamiento. Todos los trabajos que hemos realizado, incluso con los de los suelos de barro más baratos han conseguido realzar todas las cualidades del barro sin modificar su color ni textura, dándoles mayor viveza y calidez.


  • Teléfono: +34 660587981
  • Teléfono: +34 658876122
  • Fax: +34 954396776
  • Email: info@tratados.es

Redes sociales

Copyright © 2016 trata.dos. Todos los derechos reservados.
Diseño web SYMONLINE