Tratamientos de suelos hidráulicos

Tratamientos de suelos hidráulicos

Tratamientos de suelos hidráulicos

Para que un tratamiento pueda realizarse correctamente, es muy importante no equivocarse, tanto en la elección del suelo como en su colocación. Queremos daros ciertas pautas para que pueda disfrutar de su suelo con total garantía.



Suelos de barro

Suelos de barro

Suelos hidráulicos

Suelos hidráulicos

Gres extrusionado

Gres extrusionado

Suelos de barro

Elección del suelo de barro

Cuando nos enfrentamos a la difícil decisión de elegir un suelo para nuestra casa, mucha gente desecha los suelos de barro debido a que pensamos que son difíciles de limpiar o que lo absorben todo. No todo el mundo ha tenido una buena experiencia con el suelo de barro. Esto hace que no lo coloquemos, aun siendo el suelo sobre el que querríamos vivir.

En este artículo queremos ayudarte a que si tomas esta decisión no tengas que arrepentirte de haberlo elegido.

La elección del tipo de barro, formato, textura y color es lo primero que hay que tener en cuenta. Es muy importante saber que una vez tomada la decisión hay cosas que no podemos cambiar.

En el exterior, no se pueden aplicar ceras, barnices ni ningún producto que se quede en superficie, el sol y los agentes atmosféricos harán que se deterioren y el suelo perderá la belleza del primer día. Por esto, es muy importante la elección de la textura y el color del barro.

Sin embargo, para los suelos de barro colocados en el interior si se pueden aplicar ceras, por lo que podemos modificar las texturas del barro para facilitar la limpieza ordinaria, pero nunca cambiaremos el color, ya que esto habría que hacerlo con la aplicación de colorantes superficiales. Hemos realizado bastantes trabajos de recuperación de suelos de barro debido a la aplicación de estos productos, ya que al quedar en la superficie, van sufriendo un mayor desgaste en las zonas de más tránsito. Normalmente transitamos por los mismos espacios de la casa ¿A qué nadie anda pegado a la pared? Se nota, es en esos sitios donde el suelo permanece como el primer día.

La decisión del color es muy importante, no puedes comprar un barro color paja y luego pretender que quede rojo. Se pueden tonalizar un poco y dar sensación de envejecidos o de efecto mojado, pero siempre partiendo de la base del color original. Existen muchos fabricantes de barro en el mercado. Dependiendo del tipo de arcilla que usen para su fabricación y de su método de horneado, el suelo de barro va adquirir una coloración y texturas diferentes. Aconsejamos indagar en los distintos fabricantes para no equivocarnos en la elección.

Cuando elegimos un suelo es porque nos gusta y no debería cambiar radicalmente después de un tratamiento.

Consejos de colocación de un suelo de barro

Con frecuencia nos encontramos con suelos de barro mal colocados, se cometen errores difíciles de corregir una vez cometidos. Queremos ayudaros a prevenirlos.

La aplicación del cemento cola es vital en la colocación del suelo de barro. A menudo, encontramos baldosas a las que se le han aplicado pegotes de cemento en lugar de haberse extendido por toda la superficie. Es muy fácil detectar este  problema, cuando llueve se notan las marcas del cemento en el centro de la pieza, quedando huecas las esquinas. Estas marcas se van haciendo permanentes con el trascurso de los años.

Es muy importante, que el barro tenga la junta suficiente para permitir las contracciones y dilataciones del mismo. Si no se dejan, el barro terminará rompiéndose y levantándose.

Aconsejamos el pegado con cemento cola y sobre toda la superficie del barro, de esta manera no tendremos que mojarlo antes de pegarlo. El cemento cola no se comporta como el cemento normal, la ventaja de no mojar el barro es que no iniciamos el proceso de aparición de las eflorescencias salinas, por lo que nos facilitará la limpieza del barro. Además, el cemento cola crea una película impermeable que nos evitará futuras manchas provenientes del subsuelo. Existen en el mercado productos para la impermeabilización antes de la aplicación del cemento, como puede ser el FilaPW10.

Una vez colocado, no aconsejamos mojar el suelo. Si es necesario hacerlo para evitar que el cemento se afogare, hacerlo lo mínimo posible.

Aunque no es necesario, antes del rejuntado aconsejamos la aplicación de un impermeabilizante, esto nos facilitará la limpieza. . La elección de este impermeabilizante es importante para el posterior tratamiento, si elegimos uno de base disolvente, sólo podremos usar impermeabilizantes de base disolvente en todo el tratamiento. Estos son más caros, tóxicos y tienen un rendimiento inferior a los de la gama de base acuosa de la marca Fila.

Después de ver bastantes suelos de barro colocados, aconsejamos que la junta se haga con una mezcla de cemento y arena fina, como se ha hecho toda la vida. Es sólo una cuestión estética, hace al barro más natural. Cuando se realice el tratamiento del suelo, la junta quedará impermeabilizada.

Tratamiento del suelo de barro

Una vez colocado el suelo de barro, tendremos que esperar que seque. Depende de la época del año y de dónde vivas, tardará más o menos tiempo.

Lo primero, es hacer una buena limpieza del barro con detergentes que ataquen los restos calcáreos que dejan los cementos y la suciedad propia de la obra. Existen distintos ácidos en el mercado, casi todos son de base clorhídrica, estos ácidos son eficaces, pero tienen varios inconvenientes. Producen gases nocivos y muy peligrosos si te caen encima y además dañan los metales. Hemos visto cómo en el interior de algunas casas se han deteriorado las bisagras de las puertas, pomos y puertas de frigoríficos sólo con los vapores que provocan estos ácidos. Para evitarlo, nuestra empresa usa un detergente de base fosfórica que es muy eficaz y no tiene los inconvenientes del clorhídrico.

Una vez limpio y seco, aplicaremos los hidrofugantes, la elección del mismo depende de si el barro está colocado en el interior o en el exterior, si está pretratado con base acuosa o base disolvente, si la zona a tratar tiene riesgos de manchas orgánicas, etc.

Cuando el suelo de barro esté hidrofugado siguiendo los pasos que nos marque el fabricante, y sólo en caso de poder hacerse, aplicaremos la cera de acabado.

Mantenimiento del tratamiento del suelo de barro

Si hemos realizado todos los pasos correctamente el mantenimiento no tiene ninguna complicación.

En el exterior no hace falta hacer nada, sólo hacer un recordatorio del producto cada 5 ó 6 años. Lo que sí hay que saber es que los impermeabilizantes de la marca Fila son transpirables y actúan a 1 mm de profundidad. Gracias a esto, el suelo de barro envejece con naturalidad y los tratamientos no se desgastan con el tránsito, perdurando intactos durante mucho tiempo.

Por otro lado, en ese milímetro se pueden acumular ciertas manchas si el agente que la provoca no se retira en un espacio corto de tiempo. También pueden verse manchas de verdín en las zonas más sombrías del patio. Para todas estas situaciones, existen fáciles soluciones. Para la primera, el decapante Ps/87 elimina las manchas eficazmente de una forma sencilla y rápida y para la segunda, con una simple pasada con un cepillo humedecido retiraremos todo el verdín del suelo de barro.

En el interior, el mantenimiento es muy sencillo. Sólo tenemos que mantener la capa de cera que hemos aplicado en el tratamiento. Para ello, la limpieza se debe de realizar con el detergente neutro Filacleaner; este detergente es muy concentrado, por lo que tiene un gran rendimiento, solo es necesario echar un taponcito en el cubo de la fregona. Por otro lado, cada cierto tiempo echaremos en el cubo de la fregona junto al  filacleaner, una taza pequeña de café de la cera usada en el tratamiento. De esta manera mantendremos la capa de cera. El tiempo que tiene que pasar entre una aplicación y otra es muy relativo. Recién realizado el tratamiento, aconsejamos que sea mensualmente, pero esto dependerá de muchas cosas. Lo mejor es guiarse por el propio suelo. La capa de cera es como la piel, si la ves seca te echas crema para hidratarla.

Para ataques específicos a la capa de cera, deberemos decapar la pieza afectada con el decapante Ps/87, y una vez seca volver a aplicarle la cera.

El mantenimiento no es complejo, lo único que tenemos que hacer es modificar nuestros hábitos de limpieza. Aunque las ceras de la marca Fila son muy duras y resistentes, siempre es aconsejable poner fieltro en las patas de las sillas y en todos los muebles que puedan dañarla. Hemos aplicado estas ceras en locales comerciales y se mantienen perfectamente.

Suelos hidráulicos

Consejos de colocación de un suelo hidráulico

Los suelos hidráulicos se fabrican desde hace muchísimos años. Existen casas muy antiguas que tienen este tipo de suelo colocado. Son baldosas duraderas, limpias y muy decorativas. Se llaman así, debido a que la prensa usada para compactar el suelo es una prensa hidráulica.

Su método de fabricación sigue siendo el mismo desde hace muchos años, es un proceso lento, un operario experimentado puede producir unos 7 m2 diarios, ya que la fabricación es muy manual.

La baldosa hidráulica está compuesta de una base de cemento y de una capa de pigmentos cuyo grosor oscila entre los 3 y 5 mm. Esta capa es la que debemos mantener intacta.

Antiguamente se elegía un modelo diferente de para cada estancia, ahora también podemos encontrarlos mezclados con suelos de barro, con suelos porcelánicos, con maderas, cementos, etc.

Cuando vamos a hacerle el tratamiento a un suelo hidráulico nuevo, nos encontramos con algunos problemas. Queremos comentarte cuales son para que en el caso de que hayas decido colocar este magnífico suelo en tú casa, no cometas estos errores.

A la hora de colocar el suelo, aconsejamos que se haga con cemento cola y sobre toda la superficie de la pieza, de esta manera aislaremos la baldosa hidráulica del subsuelo, además, no quedarán zonas huecas que podrían provocar la rotura del suelo hidráulico.

Es muy importante dejar algo de espacio entre el suelo y las paredes, lo justo para que el plinto pueda taparlo. Nos hemos encontrado suelos hidráulicos a los que se les había saltado la junta y habían comenzado a romperse por los bordes. Esto es debido a que no se ha permitido el movimiento de contracción y dilatación que puede tener el suelo o los movimientos estructurales de la vivienda.

Las juntas deben ser de un color neutro y lo más fina posible para dar continuidad a los dibujos. Es en el rejuntado, cuando se producen la mayor parte de los problemas. Si no se limpia bien el exceso de cemento, quedará adherido a la capa de pigmento del suelo hidráulico. La mejor manera de realizar este proceso es aplicando un hidrófugo para antes del rejuntado. Esto, hará que se pueda limpiar perfectamente. Si no se impermeabiliza el suelo, la mejor manera de rejuntar es hacerlo solo en la junta e ir limpiando el excedente antes de que se seque el cemento. No dejéis nunca que apliquen la junta por todo el suelo.

Tratamiento de los suelos hidráulicos

Existe la costumbre de pulir las baldosas hidráulicas, aunque este proceso limpie y aporte un aspecto brillante, a la larga se demuestra que no es la mejor opción. Cuando pulimos un suelo hidráulico le damos un brillo poco natural y no lo protegemos contra posibles manchas, además, se va perdiendo poco a poco la capa de pigmento del suelo. Se conocen otros métodos para recuperar y dar brillo a estos suelos sin tener que desgastarlo.

Nuestras bisabuelas, limpiaban la baldosa hidráulica todos los días de rodillas en el suelo y con jabón verde. Esto, creaba poco a poco y con el transcurso de los años, una película en el suelo hidráulico que le daba una textura sedosa y lo protegía de ciertas manchas. Por suerte, se inventó la fregona y ahora nadie se tira al suelo para limpiar, aunque se puede conseguir este mismo efecto de antaño y de forma instantánea con ceras naturales.

Las baldosas hidráulicas tienen poca porosidad, por lo que los hidrófugos que mejor se comportan son los de base disolvente. Aconsejamos la aplicación de Hydrorep para antes del rejuntado. 

Una vez finalizada la reforma, realizaremos con una limpieza final de obra para dejar el suelo preparado para la aplicación del hidrófugo antimanchas Filafob. Es en este momento cuando el suelo está preparado para recibir las ceras de acabado, las cuales, van a dar el aspecto que siempre buscamos cuando decidimos colocar un suelo hidráulico.

Mantenimiento del tratamiento del suelo hidráulico

El mantenimiento tiene la importante finalidad de eliminar la suciedad, manchas y huellas, conservando la belleza del pavimento durante mucho tiempo. Podemos diferenciar entre dos tipos de tratamientos, el ordinario y el extraordinario.

El mantenimiento ordinario no es otra cosa que la limpieza cotidiana de la casa, tiene la finalidad de eliminar la suciedad acumulada durante el día, eliminando marcas y huellas. Es una operación sencilla que se resuelve en breve tiempo gracias al detergente neutro Filacleaner.

En los pavimentos tratados con cera es importante mantener constantemente la hidratación de la capa de cera líquida. Esto lo conseguiremos diluyendo la cera filaclassic en agua, usaremos una proporción de 1:200 y lo realizaremos cada 2 o 3 meses con la superficie limpia y seca. Tendremos que esperar a que esté seco para poder transitarlo. Esta operación será más frecuente al inicio de la utilización del pavimento y cuando el tránsito sea elevado. Será el pavimento el que advertirá de su deshidratación, requiriendo la aplicación de cera.

Hablamos de mantenimiento extraordinario cuando nos encontrarnos ante una superficie con manchas puntuales. Eliminarlas es muy fácil, basta con decapar la pieza afectada en su totalidad con el decapante Fila PS/87, elegimos el producto adecuado para eliminar cada tipo de mancha y luego volvemos a aplicar las ceras de acabado.

Gres extrusionado

Consejos de colocación del gres extrusionado

El gres extrusionado, debido a su proceso de fabricación y a las altas temperaturas de cocción, puede presentar pequeños cambios en tonos y calibre, por lo que se debe colocar con junta abierta (mínimo de unos 9 mm), siendo conveniente mezclar el contenido de varias cajas para así conseguir el efecto estético deseado. También, es muy importante fijarnos en que las estrías de la parte trasera de las baldosas, estén siempre en el mismo sentido durante la colocación, minimizando de esta forma los posibles fallos de calibre. 

Para obtener un mejor resultado en la ejecución de las juntas, se pueden adoptar diversos sistemas que existen en el mercado, todos ellos válidos cuando son empleados por unas manos expertas y hábiles.

Todos los pavimentos cerámicos, incluido el gres extrusionado, están siempre sometidos en el exterior a climatologías atmosféricas adversas que pueden provocar daños irreparables dependiendo de su colocación y ajenos completamente a la calidad del solado.

Protección y mantenimiento del gres extrusionado

El gres extrusionado, está formado por una mezcla de arcillas y agua cocida a altas temperaturas. Esta modalidad de cocción, le confiere dureza y alta resistencia al desgaste, a la compresión y a las variaciones térmicas.  

Este tipo de pavimentos puede tener un acabado natural o esmaltado. Dependiendo del mismo, será apto para suelos de interior o de exterior. 

El gres extrusionado esmaltado no presenta absorción, así que, solo necesita una limpieza final de obra después de su colocación. Sin embargo, el natural (rústico), necesita una serie de tratamientos. 

En el interior es necesario realizar una buena limpieza final de obra, protegerlo con un hidro-oleo repelente para que repela las manchas y darle un acabado a base de ceras para suavizar su textura y facilitar la limpieza ordinaria. Este acabado, realza la belleza natural del mismo y puede ser brillante, mate o satinado.

Para un correcto mantenimiento del gres extrusionado, solo es necesario limpiar con el detergente neutro filacleaner y echar un vaso de la cera de acabado en el cubo del agua, cada dos o tres meses.

Para el exterior, solo es necesaria la limpieza final de obra y un tratamiento de protección con productos hidro-oleo repelentes, que penetran en el interior del material para que no se desgaste con el tránsito. Esta protección, devuelve la belleza al material, proporcionándole un aspecto más vivo. 

¿Necesitas más información?

Estaremos encantados de ofrecerle nuestra ayuda para cualquier problema que tenga con el suelo de barro, suelo hidráulico, pizarra, caliza, mármol, gres extrusionado, suelo porcelánico u otras superficies.

  • Teléfono: +34 660587981
  • Teléfono: +34 658876122
  • Fax: +34 954396776
  • Email: info@tratados.es

Redes sociales

Copyright © 2016 trata.dos. Todos los derechos reservados.
Diseño web SYMONLINE